CCOO denuncia el estancamiento de la economía de la Comarca de Cartagena

  • En opinión de CCOO, la ciudad necesita una revitalización económica dado su actual estancamiento.
  • Se ha perdido población (3700 habitantes en un lustro) mientras que las cifras de paro ya no descienden. El ayuntamiento y la Comunidad Autónoma deben responder ante esto.
  • CCOO Cartagena pone el foco en el déficit en las infraestructuras, la carencia de nuevas inversiones industriales, la burbuja agrícola, el escaso tirón del turismo y la precariedad laboral que todo ello conlleva.

10/04/2019.
Cartagena

Cartagena

La delegación comarcal de CCOO en Cartagena hace un análisis de la situación de la ciudad de Cartagena en los primeros meses de 2019.

En un entorno de recuperación económica generalizado en la región y en el país, la ciudad de Cartagena no termina de arrancar. La población ha descendido en 3700 habitantes en un lustro, algo que no está sucediendo en las ciudades de nuestro entorno (Murcia, Almería y Elche ganan población neta, Alicante desciende pero en menor medida)

Las cifras de paro no son halagüeñas. El paro estuvo descendiendo hasta el primer semestre de 2018, cuando llegamos a tener 15685 parados. Desde entonces el paro ha vuelto a subir en Cartagena hasta los 17159 que tenemos en marzo de 2019.

Los tres polos industriales de Cartagena (Navantia, Repsol y Sabic) se mantienen sólidos a corto plazo. Pero no se están preparando adecuadamente para los retos de la industria 4.0. Existe un déficit formativo de los trabajadores industriales de Cartagena que las administraciones deben cubrir con ambiciosos planes de formación. A medio plazo la industria local deberá hacer frente a una nueva reconversión industrial derivada de los cambios tecnológicos, digitales y energéticos que se anuncian para la década de 2020.

De las 100 primeras empresas en facturación con sede social en la región de Murcia, solo 9 son de Cartagena. De las 10 primeras, solo 1 lo es. Falta un tejido industrial de tamaño medio en las empresas de la comarca.

Con respecto a la agricultura, desde CCOO entendemos que estamos ante una burbuja agrícola similar a la de la construcción de hace 15 años. El problema del agua no se termina de resolver, con los problemas que sigue habiendo con el trasvase y la desalación. Y el empleo que se crea en la agricultura sigue adoleciendo de bajos salarios.

Sigue habiendo un déficit de infraestructuras. La red ferroviaria sigue siendo muy obsoleta en Cartagena (seremos una de las últimas grandes ciudades de España en tener AVE) y la red de cercanías no está desarrollada en nuestra comarca. El nuevo aeropuerto sigue teniendo un desarrollo insuficiente, con muy pocos vuelos y destinos. Se sigue apostando por el macropuerto de El Gorguel, gastando dinero público en informes millonarios y prometiendo decenas de miles de puestos de trabajo sin saber si la Unión Europea permitirá definitivamente su construcción.

Sigue sin desatascarse el PGOU, el Plan General de Ordenación Urbana, lo cual dificulta la liberación de suelo industrial (sobre todo en el Valle de Escombreras) e impide que se instalen en la ciudad nuevas industrias.

Los datos del turismo tampoco son buenos. El turismo que reciben la ciudad y la comarca es insuficiente, con pocas pernoctaciones y pocas plazas hoteleras. El turismo de cruceros es bienvenido pero no genera suficiente empleo

El comercio sufre la regulación de la apertura de todos los domingos del año, medida que se tomó en 2014 y que no ha creado empleo. Se crean empleos precarios (los “domingueros”, que trabajan 4 días al mes), mientras que no paran de cerrar pequeños comercios en el centro de la ciudad y se desplaza todo a las grandes superficies. Por otro lado, una de esas grandes superficies, EROSKI va a cerrar el próximo verano, con la destrucción de 100 empleos. Desde CCOO seguimos insistiendo en la reversión de la apertura de comercios los domingos.

CCOO sigue manteniendo en su agenda la aplicación a todos los convenios colectivos del salario mínimo de 12600€ anuales (900€ x 14 pagas) de acuerdo con el real decreto gubernamental, pero además mantenemos el objetivo en la negociación colectiva de llegar a tener en 2020 un salario mínimo de convenio de 14000€ anuales (1000€ x 14 pagas), y esa será una de las líneas reivindicativas del próximo 1 de mayo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.