El primer feminicidio de 2018 nos arrebata otra compañera y nos deja una huérfana más

    El primero asesinato por violencia machista del año sucede tan solo 19 días después del último feminicidio perpetrado en 2017. Cada nuevo caso nos resulta doloroso e inquietante y nos provoca, como poco, frustrantes sensaciones de impotencia y de rabia. La expresión de la violencia machista no descansa

    23/01/2018.
    PRIMER FEMINICIDIO 2018

    PRIMER FEMINICIDIO 2018

    Desde CCOO RM manifestamos nuestra indignación y dolor por la nueva compañera asesinada y por otra nueva huérfana más en nuestro país, ambas víctimas de violencia machista y por ello reclamamos al gobierno del PP las actuaciones y los recursos necesarios para implantar políticas específicas y de urgencia contra las violencias machistas.

    El primero asesinato por violencia machista del año sucede tan solo 19 días después del último feminicidio perpetrado en 2017. Cada nuevo caso nos resulta doloroso e inquietante y nos provoca, como poco, frustrantes sensaciones de impotencia y de rabia. La expresión de la violencia machista no descansa. En realidad no se trata de un fenómeno nuevo en escala ascendente, estamos ante un milenario problema estructural, anclado en la sociedad tras siglos de dominación sobre las mujeres.

    Como problema estructural que es, no es factible pensar que acabaremos con él solo con el simple reconocimiento de la existencia de la violencia machista por parte del Estado. El gobierno del PP se niega a facilitar los suficientes medios económicos para comenzar a aplicar medidas urgentes. Pero no solo se necesita la rápida financiación prometida por parte del Gobierno de 200 millones de euros, sino que las actuaciones contra las violencias machistas deben contar con una adecuada partida presupuestaria en los Presupuestos Generales del Estado y con la voluntad explícita de acabar con la desigualdad y con el Terrorismo machista. Si estamos de acuerdo con que la labor educativa es fundamental para la prevención del sexismo y de la violencia contra las mujeres, ¿cómo es posible que la ley orgánica de educación (LOMCE) haya introducido en el sistema educativo español la segregación por sexos en el aula con la justificación de aparente innovación educativa, cuando en realidad constituye un atentado a la dignidad de los Derechos de los niños y de las niñas? ¿Cómo es posible que con los impuestos de la ciudadanía se estén pagando subvenciones a centros concertados que fomentan la desigualdad entre los niños y las niñas?

    Nuestra actual legislación educativa fomenta el “talento y la emprendeduría”, como corresponde a una ideología neoliberal y reaccionaria, donde la inclusión, la igualdad de trato y de oportunidades y la formación en valores se ven relegadas a intervenciones puntuales de acción tutorial en las aulas, o a la buena voluntad del profesorado.

    Para luchar con efectividad contra las violencias machistas, en primer lugar hay que creérselo y reconocer de verdad que la sociedad sigue siendo profundamente patriarcal. Y el auténtico reconocimiento se traduce en la disponibilidad de medios y en la puesta en funcionamiento de actuaciones contundentes a corto, medio y largo plazo, en la escuela, en la judicatura, en la cultura, en la empresa, en los medios de comunicación y en todos los ámbitos de la sociedad. No nos vale la foto institucional del 25 N o del 8 de marzo, ni tampoco los recortes. Lo que nos vale es la acción decidida, coherente y creíble, que un gobierno neoliberal como el nuestro, no parece estar dispuesto a liderar. Así que el camino por la igualdad y por la eliminación de las violencias machistas se anuncia largo y espinoso.

    Anna María Mellado García, Secretaria de Mujeres e Igualdad y de Juventud de CCOO RM

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.